ERC PROPONE VOLVER A SUSPENDER LA VIGENCIA DEL DERECHO DE SEPARACIÓN DE SOCIOS EN LOS SUPUESTOS DE NO RETRIBUCIÓN DEL CAPITAL

Desde su introducción por medio de la Ley 25/2011, de 1 de agosto, de reforma parcial de la Ley de Sociedades de Capital, el artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital que regula el derecho de separación del socio en caso de falta de distribución de dividendos, ha sufrido dos suspensiones consecutivas, lo que nos plantea serias dudas sobre su aceptación e idoneidad.

Pues bien, el Grupo Parlamentario Esquerra Republicana de Catalunya ha propuesto una tercera suspensión de la vigencia del derecho de separación de socios en los supuestos de no retribución de capital. Está claro que la actual redacción del controvertido artículo 348 bis no termina de convencer, por lo que sería preferible una modificación del mismo que se ajuste a las necesidades reales de las compañías mercantiles.

Dicho esto, conviene recordar las consecuencias de la entrada en vigor del artículo 348 bis de la Ley de Sociedades de Capital: La posibilidad del derecho de separación del socio minoritario en caso de falta de distribución de dividendos.

Desde el 1 de enero de 2017 el socio minoritario podrá separarse voluntariamente de la sociedad por el no reparto de beneficios, además de poder impugnar judicialmente la validez del acuerdo social si se ha adoptado en claro abuso de derecho y en su perjuicio personal, dicho en otras palabras, si se ha adoptado el no reparto de beneficios por la mayoría, en perjuicio de la minoría.

Deben cumplirse las siguientes condiciones para que el socio minoritario puede ejercer su derecho de separación:

  1. Que hayan transcurrido cinco años desde la inscripción de la compañía en el Registro Mercantil hasta el momento de celebración de la Junta (recuerden que la Junta ordinaria debe celebrarse dentro de los 6 primeros meses desde que se haya producido el cierre del ejercicio social).
  2. Que el socio hubiera votado a favor de la distribución de los beneficios sociales.
  3. Que la Junta General no acordara la distribución como dividendo de, al menos, un tercio de los beneficios propios de la explotación del objeto social obtenidos durante el ejercicio anterior, que sean legalmente repartibles.

Cumplidos los requisitos exigidos por la Ley, el socio interesado en ejercitar su derecho de separación dispondrá del plazo de un mes, a contar desde la fecha de celebración de la junta en la que no se acordó el reparto, para comunicar por escrito a la sociedad su voluntad de ejercer su derecho de separación al amparo del artículo 348 bis.

Tras la comunicación, las partes, socio y sociedad, deberán llegar a un acuerdo en la valoración de las participaciones/acciones. En caso de no consensuar la valoración, se seguirá el procedimiento establecido por la Ley de Sociedades de Capital y será un experto independiente designado por el Registrador Mercantil quien determine el valor razonable de las participaciones o acciones.

Finalmente, la sociedad decidirá entre quedarse las participaciones/acciones del socio minoritario o bien, reducir el capital con devolución de aportaciones, en la medida que sea esto posible.